Artículos Externos

El Ecumenismo es el enemigo de la Inmaculada

Nota editorial de Comovaradealmendro sobre este artículo.                                                                                                                                    
Compartimos el siguiente artículo de John Vennari, fiel católico norteamericano, porque comulgamos plenamente con lo que dice: el falso ecumenismo está infectando efectivamente a la Iglesia, que ya no llama a la conversión a ortodoxos y a protestantes sino que pretende unirse a ellos en desigual yugo, compartiendo sus errores. El auténtico ecumenismo es que ellos se conviertan a la única Iglesia de Cristo, la católica,apostólica y romana. Sin embargo, disentimos de su genérica afirmación del último párrafo. Los fundadores de esta web somos católicos y, por tanto, profesamos la fe católica resumida en el magisterio de la Iglesia desde el s. I d.C hasta hoy. Respetamos y aceptamos también, por ende, el CVII, interpretado en continuidad con el magisterio anterior y no como ruptura. Nos parece, pues, un poco injusta su crítica «a los católicos del Concilio» pues nosotros, por edad y filiación, hemos nacido a la fe en el postconcilio y hemos amado a los papas postconciliares (aun reconociendo algunos errores de omisión en ellos). Y a pesar de ello somos plenamente conscientes de que ese falso ecumenismo existe y está muy infiltrado en la Iglesia, lo aborrecemos y denunciamos. No se trata aquí, pues, de ser maniqueos: según esto, los preconciliares son los buenos católicos y los que se dan cuenta de las cosas y los postconciliares son pobres alelados e ingenuos que se tragan todas las herejías. Y no. Hay ingenuos y tentaciones entre unos y otros. Por el contrario, la asistencia del Espíritu Santo se nos garantiza a todos cuando la pedimos y vivimos en gracia y amando la Verdad, que nos ha de salvar.

Bienvenido sea, pues, el artículo de John Vennari, con esa matización.

 

Por John Vennari 

 En 1933, cuando comenzó su avanzada el movimiento ecuménico, San Maximiliano Kolbe, lo vio tal por lo que era y definió el ecumenismo como el enemigo de la Santa Virgen María; un movimiento a ser combatido y destruido.  

 La misión que San Maximiliano Kolbe confió a sus Caballeros de la Inmaculada era la de convertir el mundo entero a la Iglesia Católica. 

 Decía: «Sólo cuando todos los cismáticos y protestantes profesen el Credo católico con convicción y cuando todos los judíos pidan voluntariamente el Santo Bautismo, solamente entonces la Inmaculada habrá logrado sus objetivos». 

 «…En otras palabras – insistía San Maximiliano – no hay peor enemigo de la Inmaculada y de su Milicia que el ecumenismo actual, contra el que cada Caballero no sólo debe combatir, sino también realizar obras de neutralización a través de una acción diametralmente opuesta que lo aniquile en la última línea.  

 Debemos llevar a cabo lo más rápido posible el objetivo de la Milicia Inmaculada, y esto es conquistar a la Inmaculada, y a través de ella el Sacratísimo Corazón de Jesús, el mundo entero y cada una de las almas que viven hoy y que vivirán mañana, hasta el fin del mundo». 

 El Padre Edward Hanahoe, un gran teólogo de los años 50’s desenmascara el mal intrínseco del nuevo ecumenismo. Explica que tiene el efecto nefasto de «perpetuar el status de separación, de tener a las personas fuera de la Iglesia Católica, más que hacerles confluir». Sería más difícil poder expresar un retrato más vivido del ecumenismo post conciliar. 

 Aquellos que promueven el nuevo ecumenismo conciliar no recuerdan nunca a los no católicos la necesidad de convertirse a la Iglesia católica para salvarse. 

 El verdadero principio de conversión de los no católicos se ha remplazado ahora con el nuevo principio de «convergencia con los no católicos». No obtiene que, como ha advertido el padre Hanahoe, el nuevo ecumenismo avala el perpetuarse del estado de separación de aquellos que están fuera de la Iglesia, así como reportarlos dentro de ella. 

 El ecumenismo adoptado por los católicos del Concilio en posterior es en efecto un modelo distorsionado de unidad impulsado por el Consejo Mundial de las Iglesias, que niega implícitamente la doctrina infalible y, con seguridad, definida: «Fuera dela Iglesia no hay salvación». 

 

John Vennari 

 Traducción de Como Vara de Almendro 

 https://gloria.tv/article/PuXvthHf8DeN4f1fXXucLruFU 

 

About the author

mm

Como Vara de Almendro

info@comovaradealmendro.es

.

3 Comments

Leave a Comment